EL SUICIDO ¿UN DATO LITERARIO O UNA CUESTIÓN PSÍQUICA?

14.07.2018

Advertencia al ministerio de salud pública y a los periodistas. 
EL SUICIDO ¿UN DATO LITERARIO O UNA CUESTIÓN PSÍQUICA?

Una ciencia siempre trae una nueva verdad al mundo, algo que sorprende incluso al propio científico, algo que se encuentra buscando, y que se caracteriza por encontrar otra cosa que la que se buscaba. Los propios científicos contemporáneos de Newton no creían en su fórmula de la gravedad porque se preguntaban acerca de cómo sabía un planeta a qué distancia estaba de otro planeta. Los profanos, incluidos los científicos anteriores a cada nuevo paso de la ciencia, no pueden aceptar porque quieren comprender y comprender es comparar con algo conocido y ahí, en ese acto, se pierde la novedad.

Los periodistas, al menos algunos periodistas españoles, cuando invitan a su programa a un experto en la materia que quieren tratar, no permiten que dicho experto hable desde su saber científico; se preguntarán cómo puedo decir eso, pues es muy fácil, cuando el experto expone su saber el periodista lo compara con su propia opinión, le cuestiona su decir como si no fuera la ciencia la que lo dice sino como si fuera una opinión del experto, más aun, a veces solo quieren que diga lo que los periodistas opinan para sentirse avalados por el experto.

Y la mayoría de las veces, para no encontrarse con ninguna verdad acerca de la cuestión, llaman a una novelista conocida, como ha ocurrido hoy, 13 de julio de 2018, para hablar sobre el suicidio, puesto que los que estudian estas cuestiones han dado la noticia de que en España hay 10 suicidios por día, y eso los contabilizados porque también están aquellos suicidios ocultos tras el secreto familiar.

Tratar el suicidio como si fuera un dato literario es no ocuparse del problema, un problema que afecta a una población muy amplia puesto que están incluidas todas las edades, todas las clases sociales, los distintos sexos; una enfermedad grave desde el punto de vista científico porque ha llevado a la muerte, sabemos que las tendencias suicidas son anteriores al acto suicida, sabemos que el suicida ha recibido una ofensa por parte de un ser querido o de un sustituto de un ser querido, y no ha podido resolverlo sino matándose, para salvar a la persona a la cual tendía a querer matar. Las tendencias suicidas se han vuelto sobre la propia persona y ha terminado matando al que lo ha ofendido, pero en sí mismo. La ofensa ha podido ser involuntaria, en el sentido de que esa persona ha provocado en el ofendido una pérdida de ideal, una pérdida de amor, una pérdida que desconoce... lo que no sabe es que hay otras maneras de resolver el querer matar y el querer morir, y es encontrar un lugar donde pueda hablar de ello sin tener que hacerlo.

Las cuestiones amorosas son la fuente más habitual que lleva al suicidio: SI TÚ NO ESTÁS, MUERO, dice el amor, que se puede traducir como: TÚ NO ERES NADA MÁS QUE UNA DE MIS SOMBRAS. Cuando se pierde un amor, no importa el motivo, ya sea abandono por muerte, porque terminó el amor, por decepción, por otro amor, etc... hay quienes se identifican con lo perdido y pierden una parte de su propio yo; se transforman, en parte, en lo perdido... la sombra de lo perdido ha caído sobre el yo y el yo ha quedado herido y ensombrecido... a partir de ahora todo lo ven gris, porque su mirada y su escucha se han vuelto grises.

Cesare Pavese, un poeta, escribió que el suicida era un homicida tímido. Algo de verdad había en su decir, pero lo que no dijo es que el psicoanálisis es una herramienta para transformar la miseria psíquica de un enfermo de amor en una pasión por vivir que incluya el infortunio corriente.

La función del periodista tendría que trabajar para la salud y la cultura de la población, no para enseñar a evitar los problemas, o no considerarlos problemas o incluso burlarse de ellos, como suelen hacer cuando en lugar de llevar expertos a un programa llevan a enfermos y les hacen comportarse como alguien que no tiene el problema que tiene, puesto que los enfermos no pueden valorar su propia enfermedad, ¿se imaginan un enfermo de cáncer que está a punto de morir y como ignora la dimensión de su enfermedad, incluso no le duele nada, muestra la alegría de tener sus 15 minutos de fama?

¿Desde cuándo la enfermedad es transparente a los ojos de los demás? ¿Para qué existe la medicina y el psicoanálisis? ¿Por qué formarse es una cuestión muy compleja y hacen creer a los jóvenes estudiantes que es fácil y rápido, haciendo que abandonen sus estudios a la primera dificultad?

Si no cambiamos nuestra manera de pensar estas cuestiones seguiremos educando sin incluir el trabajo y seguiremos contabilizando los suicidios en lugar de incluir un tratamiento posible, el tratamiento psicoanalítico.

Miguel Oscar Menassa
Médico, Psicoanalista y Poeta

El psicoanálisis es una herramienta para transformar la miseria psíquica de un enfermo de amor en una pasión por vivir que incluya el infortunio corriente. 

psicoanálisis, salud, melancolía, suicidio, depresión, salud pública, periodismo, periodistas, Menassa habla a los periodistas, julio 2018, profesionales de la salud, ciencia no es opinar.